Cristóbal Díaz Ayala (entrevista)

Entrevista a Cristóbal Díaz Ayala, coleccionista y estudioso de la música, cubano residente en Puerto Rico realizada por Jorge Mistral en http://www.vitral.org/vitral/vitral99/arte.htm

1¿A qué se debe su inclinación hacia el mundo de la música, luego de haber estudiado Derecho?
Desde muy pequeño estuve influido por la música, tuve la suerte de vivir entre los 3 y 7 años (1933-1937) en el Hotel Vistalegre, en Belascoaín entre San Lázaro y el Malecón, frente al parque Maceo; mi padre era el que me cantaba para dormirme, pero no usaba canciones de cuna, sino populares, como La paloma, primera canción que recuerdo, y otras. Además, por la noche desde el balconcito de la habitación en que vivíamos, se escuchaba a trovadores que tocaban en el aire libre del Vistalegre, como Sindo, Los Matamoros, etc, y los sábados o domingos, había retreta en el Parque, que también se escuchaba, donde tocaba a veces la Banda Municipal dirigida por Gonzalo Roig, la de la Policía, etc.
Como escribí en uno de mis libros, en La Habana no había que buscar la música, ésta lo buscaba a uno, porque por ejemplo, ya viviendo en La Víbora, caminando hacia el colegio, iba escuchando el radio de las casas, con música.
De ahí seguí mi afición, de adolescente lo que más me atraía era la música americana, a los 16 años tuve un programa de radio con este tipo de música que sólo duró un año, después me aficioné también a la música clásica, iba a los conciertos de la Filarmónica los domingos, y por radio escuchaba música de todos los países posibles. Además la que fue mi novia desde los 16 años y sigue siendo mi esposa compartía la afición. De manera que cuando llegué a la Universidad de la Habana en 1947 para entrar en las facultades de Derecho y Ciencias Sociales, ya yo era un promiscuo musical…
Por supuesto no oía tanta música en mis años universitarios, ya que además de esas carreras, comencé en el 1950 la de Periodismo, pero al terminarlas, casarme y empezar a trabajar, recomencé la afición. Nunca fui bueno en ningún deporte salvo como espectador, de manera que nuestra afición principal era la música.

2.  ¿Piensa usted que desde su vocación a la música está haciéndole un servicio a su patria, a Cuba, a su cultura?
Mientras viví en Cuba hasta 1959 era, digamos, un disfrutante pasivo, pero no aprendí ningún instrumento ni tuve deseos de estudiar música; es cuando me radico en Puerto Rico, un pueblo también muy musical, en que encuentro que existía una curiosidad, interés, hasta veneración, yo diría, por la música cubana extraordinarios, y me doy cuenta de lo poco que sabía de ella; y comienzo a investigar, a estudiar, al punto que cuando me preguntan por qué escribí mi primer libro sobre la música cubana, siempre contesto que por vergüenza, de que había muchos puertorriqueños que sabía mucho más sobre ésta, que yo.
Ahí, claro, tomo conciencia de que no tan sólo como cubano, sino como latinoamericano, tengo una responsabilidad de investigar, divulgar y preservar la música cubana y toda la música latinoamericana, porque, estimo, es la mayor contribución de Latinoamérica a la cultura universal.

3.   ¿Conoce sobre la difusión y aceptación de su obra entre los músicos y conocedores de ese ambiente dentro de la isla?
A través de Congresos aquí y en otros países fui haciendo contacto con escritores y músicos cubanos que fueron conociendo mi obra. Pero además, en 2002, a través de la FIU (Florida International University), fui invitado a visitar en Cuba varias instituciones relacionadas con la música, para explicarles precisamente sobre la discografía en portal y, al efecto, dicté charlas en la CIDMUC, ISA, UNEAC, Fundación Fernando Ortiz y otras, explicando cómo accesar y usar la discografía en pantalla.

4. ¿Cuándo y cómo comenzó a coleccionar discos y otras cosas relacionadas con la música?
Yo había comenzado a coleccionar en Cuba, pero mayormente fue música norteamericana en discos de 78 rpm., y me suscribí a las dos revistas norteamericanas que trataban el tema: Down Beat y Metronome. Tenía, además, lo que era la biblia sobre música cubana: La música en Cuba, de Alejo Carpentier. Ya en Puerto Rico la cosa cambia, y tan pronto económicamente puedo, como a mediados de los sesenta, empiezo a coleccionar toda la música cubana en discos que era posible conseguir en San Juan, Miami, Nueva York. Según mejoraba mi situación económica, fue mejorando la colección, y conseguí más discos y libros mayormente de otros países latinoamericanos, en viajes a México, República Dominicana, Colombia, Venezuela, Argentina, pera ya esto sucedió mayormente de la década de los setenta en adelante.

5. Describa a grandes rasgos su colección y cómo la fue formando
Mi colección fue aumentando, y de una colección de música cubana se convirtió en una de música latinoamericana, llegó a tener unos 25,000 Lp’s, 16,000 discos de 78 rpm, unos 4,000 casetes,3,000 Cd’s, 2,500 discos de 45 rpm, 1,000 video casetes, 4,000 partituras, 5,000 libros y revistas, 350 carpetas conteniendo recortes de diarios, revistas, copias, etc, 5,000 fotografías, 40,0000 tarjetas de los archivos de la RCA Victor, y otras colecciones, por ejemplo, Reel to reel de mi programa Cubanacán, radiado por 10 años en Puerto Rico, etc. Un total de más de 100,000 piezas. Además lo interesante de la colección es que estaba todo en orden, con etiquetas, índices, etc.

6. Háblenos de los libros que ha escrito
El primero fue Música cubana, del Areyto a la Nueva Trova, que ya va por su cuarta edición, lanzado en 1981;  Si te quieres por el pico divertir.Historia del pregón musical latinoamericano, 1988; Cuba canta y baila, discografía de la Música Cubana, 1898-1925, 1994; Cuando salí de La Habana, 1898-1997. Cien años de música cubana por el mundo, 1998; La marcha de los jíbaros1898-1997. Cien años de música puertorriqueña por el mundo, 1898-1997; Box Set con libro Cien canciones cubanas del milenio 1999; Box Set con libro Cien canciones puertorriqueñas del milenio 1999; Los contrapuntos de la música cubana, 2006; San Juan-New York: discografía de la música puertorriqueña 1900-1942, 2009.

7. ¿Qué lo llevó a donar su colección a la FIU?
Quisiera que fuera accesible al mayor número de personas posibles, y Miami, con su  heterogénea población latinoamericana, era el lugar perfecto, y dentro de  la Florida International University, una institución que como su nombre lo indica, tiene alumnos de todas partes del mundo, pero especialmente cubanos. Además, se han tomado enorme interés con la colección, que les fue donada en 2001; yo tenía terminada la discografía de la música cubana de 1928 a 1960, pero eran 4,000, hojas, una enciclopedia de 10 volúmenes, de alto costo, pero la done a FIU en 2002, y ellos la instalaron en portal, asequible gratis a todo el mundo, enhttp://latinpop.fiu.edu/discography.html

8.   ¿Qué impresiones tiene de su regreso a Cuba?
La impresión que tuve en ese viaje y otro posterior que realicé el año pasado, es que como parte del aspecto cultural en general de Cuba, hay una atención muy grande a la actividad musical, tanto en el aspecto práctico como en el de estudio, investigación y divulgación de la música cubana, con dedicación muy especial de las personas en estas actividades, y al mismo tiempo, mucho interés y vocación, entre la gente joven por saber más de la música cubana.

9.   Díganos algunas características que distinguen a la música cubana de la del resto del mundo
Por la posición geográfica de Cuba, y especialmente de La Habana, siempre ha sido un país con vocación cosmopolita, dispuesta a recibir y dar células culturales; eso es especialmente importante en la música, que siempre ha tenido dos ingredientes esenciales que le han abierto la puerta en el resto del mundo: conservación de lo tradicional, pero al mismo tiempo, innovando siempre. La proporción en que esos dos elementos se funden en cada ocasión histórica, es el secreto que sin darse cuenta, llevan dentro nuestros compositores e intérpretes.

10. En qué proyectos trabaja actualmente
Acabo de terminar el borrador de una obra que ha crecido extraordinariamente: La canción de contenido político social en Cuba hasta 1959; se me ha convertido en un monstruo de 700 páginas…

 

Sobre nosotros

Desde 1987 llevando el duende y el sabor a nuestros oyentes en la radio y la web. Comenzamos en Bilbao y ahora lo hacemos desde Santander

Contacto

Santander
Teléfono: (+34) 609 42 60 09
Email: sonero@elportaluco.com
Web: elportaluco.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Cristóbal Díaz Ayala (entrevista)

por Antonio Mora Ayora tiempo de lectura: 6 min
0